La vitamina D mejoraría la inmunidad contra el cáncer dependiente del microbioma

Un nuevo estudio echa luz sobre la conexión entre la vitamina D y la respuesta inmune al cáncer a través de las bacterias intestinales y sugiere que los niveles de vitamina D podrían servir como determinantes potenciales de la inmunidad frente al cáncer y el éxito de la inmunoterapia

Según un nuevo estudio en ratones, la vitamina D dietética modula el microbioma intestinal mejorando la respuesta a las inmunoterapias contra el cáncer. Estos hallazgos arrojan luz sobre la poco estudiada conexión entre la vitamina D y la respuesta inmune al cáncer a través de las bacterias intestinales y sugiere que los niveles de vitamina D podrían servir como determinantes potenciales de la inmunidad frente al cáncer y el éxito de la inmunoterapia. La vitamina D desempeña un papel importante en la modulación del sistema inmunológico, así como en la configuración del microbioma intestinal. Los estudios también han investigado el papel de los micronutrientes en la inmunidad contra el cáncer, dado que se ha relacionado con una menor incidencia de tumores, una disminución de la mortalidad en varios tipos de cáncer y una mejor respuesta a los tratamientos con inhibidores de puntos de control inmunitario (ICI). Sin embargo, aún no está claro en qué manera la actividad de la vitamina D afecta el éxito de la inmunoterapia contra el cáncer y si este efecto implica al sistema inmunológico o al microbioma.

Ensayo en ratones

Mediante manipulaciones genéticas y dietéticas en ratones, Evangelos Giampazolias y sus colaboradores descubrieron que una mayor biodisponibilidad de vitamina D conduce a cambios en el microbioma que favorecen a Bacteroides fragilis, una bacteria anaerobia gramnegativa presente en humanos y ratones. De acuerdo con Giampazolias et al., el aumento de B. fragilis mejoró la resistencia inmunomediada al cáncer, incluida la resistencia al desarrollo de melanomas y las respuestas mejoradas a ICI. Además, los autores descubrieron que esta mayor inmunidad contra el cáncer podía transferirse a otros ratones mediante trasplantación fecal. Si bien Giampazolias et al. demuestran una relación entre la actividad de la vitamina D y una menor incidencia del cáncer en humanos, los autores señalan que se necesitan estudios longitudinales en estos últimos para desvelar la interacción entre la disponibilidad de vitamina D, la suplementación dietética, el microbioma y la inmunidad frente al cáncer. "El estudio de Giampazolias et al. pone de relieve el importante papel de la dieta en el diseño de terapias microbianas", escriben Fabien Franco y Kathy McCoy en un artículo de Perspective relacionado. "Las investigaciones futuras ayudarán a delinear cómo se pueden aprovechar los microbios junto con intervenciones dietéticas para desatar todo el potencial de la terapia con ICI", escriben los autores.

Compartir en: