Galectina-3 tendría un papel clave en el desarrollo de tumores cerebrales

JOURNAL Cancer Letters
10.1016/j.canlet.2024.216879

Investigadores de la Universidad de Sevilla describen como la inhibición de esta proteína reduce significativamente el tamaño del glioblastoma y las metástasis cerebrales.

Un grupo de investigación del departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Sevilla ha dado un paso significativo al descubrir el papel crucial de la proteína Galectina-3 en la progresión de diversos tipos de tumores cerebrales. En estos tumores, las células del sistema inmunológico más abundantes, la microglía y los macrófagos, muestran una sobreexpresión de Galectina-3, lo que genera un entorno inmunodeprimido que inhibe la acción de otras células inmunes contra las células cancerosas.

Los hallazgos in vitro han revelado que la inhibición específica de Galectina-3 en las células de la microglía promueve la expresión de marcadores proinflamatorios y revierte la presencia de biomarcadores inmunosupresores clave. Estudios en modelos in vivo de metástasis cerebrales de cáncer de mama y glioblastoma, dos de los tipos de tumores cerebrales más comunes y agresivos entre la población, han validado estos resultados. En modelos genéticamente modificados donde se eliminaba Galectina-3, las células de la microglía y los macrófagos presentaban un estado más inflamatorio y antitumoral, lo que resultaba en una reducción del tamaño de los tumores primarios y las metástasis cerebrales hasta en 5 veces.

Estos resultados, aunque preclínicos, tienen un claro potencial traslacional. Gracias a colaboraciones con la Universidad de Lund, el grupo de investigación tiene acceso al anticuerpo TD006, un inhibidor selectivo de Galectina-3 que actualmente se está evaluando en ensayos clínicos en pacientes con Alzheimer. Actualmente, el equipo está trabajando en mejorar los inhibidores de Galectina-3 para que puedan aumentar su eficiencia en alcanzar los tumores cerebrales, así como en investigar su uso en combinación con otras terapias convencionales como la radioterapia y la quimioterapia.

Compartir en: